Archivo de la etiqueta: iris miranda

Quiere irse con la nube

No hay agarre bajo sus pies
…como partícula por el aire
levita,
¿será por la falta de soga humana de abrazos
que no se encuentran en el Zoom
de este siglo
o por la sombría opacidad de la sonrisa
mueca penosa
bajo el tapa bocas antiviral?
Sus manos revolotean estériles
espantan mosquitos heréticos
danzan para reconocer
el aire quemado de amarillos
desiertos naranjas sobre su cuello tieso
paso plano
del doliente escondite
osamenta mentirosa desprovista de afectos.
El fauno familiar quiebra el labio de la niña
que se piensa estatua
y nadie le cree.


Deseo

Ha vuelto la bruma densa

como una tristeza de alas deshechas.

La silueta agazapada busca

el azul ido del cielo

en el cuerpo tendido de los pájaros del pavimento.

Hace mucho que no llueve.

Nadie mira un arcoíris de arenas

ni al desierto que visita y gime también su descalabro.

¡Quien haya quemado las nubes sin agua,

quien haya llenado de insalubres polvos el humor acuoso

quien haya caminado sin alzarse al techo de su tierra

que se detenga…

que me abra el espacio azul en dos

que necesito respirar!

Foto de Luisito Rodríguez @madreaglaeconceptomusical


La ecuación perfecta: ¿la glocalización?

La tierra es una ecuación perfecta, un equilibrio matemático de variables que nos dan vida y sustento. En esa ecuación están escritos logaritmos que detienen lo exponencial que atente contra su perfección: los virus que no distinguen fronteras ni caminos y que hacen bien difícil la ecuación de comprobación. Mientras tanto, todo es una espera desesperante, reflexión, miedo auténtico a morir o el miedo de la pérdida económica del gran capital globalizado. Y la espera por la vacuna para un virus que muta constantemente.

Los poderosos y adinerados han quebrantado el orden de los ecosistemas, desde las mismas entrañas del planeta, para ensuciar los mares y matar la vida que allí se genera, así como la salud del aire que respiramos y la desaparición de la capa de ozono con la emisión de gases de invernadero. ¿Que por qué me distancio y no digo “hemos” en vez de han? Sencillo, porque ya me cansa el viejo truco de hacer sentir mal a los que no tenemos otras opciones para alimentarnos que lo que ofrece el mercado que nos tiene cautivos.

Tanto los dueños del mercado globalizado como los consumidores estamos de paso, somos los invitados de la tierra; y, estos dueños por su avaricia y crueldad contra la humanidad y la de los animales, y nosotros, con nuestra indiferencia, llegamos a esta casa a destruir su perfecta ecuación con la basura que generan ellos y generamos nosotros al consumir sus productos. Dicen que la respuesta a esto, si cobra conciencia el 1% que manda en el mundo, ha de ser poner manos a la obra en la glocalización: un término que lleva con nosotros unos 40 años y que es la contrarrespuesta a la globalización. La glocalización es mucho más que una respuesta local a un problema mundial. Es simplemente una lógica que puede mejorar la calidad de vida grandemente. Es hacer que los recursos se relocalicen en varias partes del mundo para evitar desatres ambientales como en Carolina del Norte donde vivir cerca de una planta de embutidos de cerdo es una lucha perdida contra la salud de los que allí viven y una bomba de tiempo para la salud.

En otras palabras, la glocalización aboga por mercados locales que respeten sus maneras de consumo y costumbres. Si encima de la pandemia del coronavirus, hubiera una catástrofe que impidiera el flujo de la cadena de distribución de alimentos, o simplemente se dejara de producir los alimentos, ¿se imaginan lo que pasaría?

La tierra no va a dejar de producir sus mecanismos de defensa para equilibrase a sí misma. La tierra no nos necesita para ser. Somos esa variable que no encaja en la ecuación y que, por lo tanto, resulta irresoluble, así mismo nos abandonará y su energía tal vez atraiga a un meteorito para que nos elimine.

Mientras, parece que nos hace la guerra; y no hay tratado que ella no entienda que no sea un cese y desista de nuestra forma de vida desordenada y cochina.

Debemos hacer memoria de los buenos usos del ayer, y volver a crear nuestros propios limpiadores y, tal vez, curarnos con lo que la tierra nos da en la medida de lo posible. Mientras, me propongo quijotescamente lo siguiente porque es posible y será bueno:

1. Exigir que regresen las antiguas bottellas de vidrio reusables para la leche; y, que las otras bebidas como jugos y refrescos tomen otra forma menos abusiva de distribución.

2. Invertir en un sistema de filtración de agua para evitar comprar las botellas de plástico.

3. Conseguir la carne como antes en las carnicerías, en el papel de cera y la bolsa de papel o no consumirla, pero esto solo me funciona por un par de años.

4. Llevar al supermercado las bolsas de tela para la compra y la carne.

5. No comprar platos, cubiertos, ni vasos plásticos porque el pequeño placer de no tener que fregar, se convierte en la muerte de un manatí u otros animales, o en el daño al planeta.

6. Aprender a preparar composta para devolver a la tierra que tanto nos da.

7. Comprar ropa de algodón y fibras naturales, pues cuando lavamos las sintéticas, parte del material se va deshaciendo y va a parar al mar y la vida marina la consume creyendo que es su comida también y mueren.

8. Mi próximo auto será uno híbrido.

Las grandes embotelladoras como Coca-Cola y Pepsi-Cola deben reinventarse. ¿Por qué no nos pueden vender el syrup en envases de crystal reciclables y uno hace la mezcla en la casa? Y las multinacionales de combustibles fósiles, por qué no cambian ya si es que el sol es una fuente inagotable, entre otras fuentes de energía renovable. Hay mucho que hacer en todos los sectores y va siendo hora de una transformación que venga desde ese uno (1) por ciento “apocalíptico”.

El plástico, ¿siempre se necesitará? Se puede dejar para los enfermos en los hospitales y encamados en los asilos de ancianos o en sus casas.

Si no surge la virazón socioeconómica hacia la salud del planeta, este se encargará de hacerlo por ellos, los poderosos y por nosotros, sus cómplices lacayos. Si no limpiamos la casa de tanta basura cruel y egoísta, es sencillo, seguiremos enfermándonos sin duda alguna.

La esperanza es mi opción, una ecuación perfecta por la que vale la pena expresarnos, conversar y tomar acciones que requieren sacrificios. Obtener un estilo de vida mejor en armonía con los recursos de la tierra es la mejor calidad de vida que podemos heredar. Cada cual que defina su ecuación a su manera y aporte a un nuevo mundo enfrentando su propio proceso adaptativo del momento histórico que vive.

Quiero creer que un mundo mejor es posible. Mientras tanto, a lavarse las manos, y no como Pilatos.


Acertijo

Poeta se nace, como poeta se vive, y toda la vida se piensa y se dice en poesía. Lo que es importante es respirar su aire, caminar hacia la captura de esa imagen en el fondo de la cueva perdida, pulirla, moldearla, acariciarla entre dedos cinceles; acunarla, alimentarla y dejarla ir en el poema, el que se escapa y solo una lo disfruta o en el que se comparte. No se es poeta si lo que se busca es ganar algo o refugiarse en cenáculos de inocencia literaria: poeta se nace, se vive y toda la vida se piensa y se dice en poesía. Hace tiempo que resolví el acertijo: la gallina vino primero.


Locus Amenus

La tierra está caliente
los hombres endiosados lo niegan
Gea tiembla y nacen géiseres
Y nadan las islas sus latitudes
Y mueren los peces y aves
Los dioses enhombrecidos
encienden sus pulmones
apagando el latido de la bondadosa amazonia
que sin aceite para girar,
cruje
que sin balance para girar,
gime
Y con huecos en su vientre,
nos expulsa a dónde.

@irismiranda

20 Requisitos de liderazgo personal y un recuerdo amoroso para bien gobernar a Puerto Rico

Una vez alguien me dijo: “Cuando más triste te sientas, trae a tu mente el recuerdo más hermoso que hayas tenido de tu niñez”. Así, recodando a don Pablo Santiago Plaza, mi abuelo, he podido sobrevivir estos días de furia individual y colectiva. Me recostaba en mi sofá a mirar las nubes como si él estuviera a mi lado. “Ay, Abuelito, si pudieras ver lo que está pasando… Puerto Rico ya no se deja engañar con cuentos de camino”. Y algo hermoso me sucedió. Recordé su modo de respirar, sus finas pestañas, su rostro sudado en un día de verano y el color marrón claro de sus ojos a pesar de más de 25 años de haberlo perdido. Recordaba su buen humor, lo honesto y estricto que era. Para mí, un hombre noble, perfecto. Y su recuerdo, me llevó a repensar al próximo gobernador o a la próxima gobernadora del país. Aquí les presento mi lista:

  1. Que tenga una gran intuición para no dejar que los buscones se le acerquen.
  2. Que haya tenido experiencia de ayuda a la clase desventajada.
  3. Que tenga estabilidad social y mental: una excelente inteligencia emocional es imprescindible.
  4. Mientras menos nexos con la política, mejor.
  5. Que no sea mentiroso o mentirosa.
  6. Que no tenga contratos con el gobierno, ni él ni los suyos.
  7. Que no emplee o contrate a su familia, conocidos o amigos.
  8. Que no pertenezca a ningún partido, ni se deba a nadie en favores.
  9. Que no le tome dinero prestado para su campaña política ni al rey de España.
  10. Que tenga estudios universitarios y que haya aprobado la clase de Historia de Puerto Rico con A o B.
  11. Que no sea fanático o fanática, excepto de gobernar con verdad para el mejor beneficio de Puerto Rico.
  12. Que sea verdaderamente empática o empático con las emergencias del país, principalmente, las económicas.
  13. Que sea una persona digna, íntegra, noble, admirable y fuerte de carácter.
  14. Que sea capaz de aglutinar y no de dividirnos como pueblo.
  15. Que no le tiemble la mano cuando tenga que despedir a alguien o cancelar contratos.
  16. Que se someta a la prueba del polígrafo y entregue su teléfono si el pueblo lo pidiera.
  17. Que conozca de rabo a cabo la Constitución.
  18. Que haga de nuestra tierra un ejemplo de superación con la ayuda de los mejores.
  19. Que no quiera la escolta cuando se retire.
  20. Que sienta verdadero amor, aprecio del bueno y orgullo inmenso por Puerto Rico.

Sé que hay candidatas o candidatos por ahí que podrán llenar estos requisitos “laborales”. En mi opinión, nadie del PNP, nadie del PPD, nadie del PIP, podría llevarnos por el buen camino porque tienen las manos repletas con grandes anillos de compromiso con sus donantes y así por el estilo otros candidatos independientes. Y por ahí, por ahí es que comienza la corrupción cuando tienen que pagar los favores políticos.

Si sabes quién eres, da un paso al frente. Te apoyaremos.


Manos

                                                        A Hussein Habasch

Como niños que juegan

y avisan su paso

con el timbre de la bicicleta,

las puntas de mis dedos dibujan

todas tus manos: grandes y pequeñas.

Manos que cobijan al pastor

en la montaña

que dividen el eco de las bombas

en las calles silentes

que acunan el llanto de los vivos

y que sangran.

Manos amorosas de familia

que protege a sus hijos.

Manos de estudiante, militante

fuerza del futuro.

Manos que resisten al envidioso turco.

 

Afrin cabe hoy en las mías

como un cántaro de cielos,

que es poder de hierro

señal de una palabra necesaria

para que los vivos regresen

y descansen los muertos

y la patria se levante.

 

Afrin cabe en mis manos

que tocan las tuyas

en solidaridad

como una oración de lluvia

para revivir la flor del rostro

de mi hermano kurdo.

29133608_1582366495152113_6642870743849762816_o


Poema intersectante

10312532_10152125323508030_3087259211473278665_n

Soy tallo
sin raíz,
ni flor
lejos de mi madre, ella
la niña.
La tarde es siempre
estío
sudor que derrite
rayos UV que me queman
silenciosa, temerosa
canta su alma
o calla
mi pena.

Mamá-bebé sigue muriendo lenta
MENTE
cada vez me recuerda menos
cada menos, me recuerda un tal vez.

Furtiva, la noche me lleva a la
comprobación…
respira como un infante.

Si aún tuviera palabras, me diría:
También soy tallo, sin raíz, ni flor.


Guanín

Presentation1

A Mónica Puig

Una memoria lejana regresa
a mi isla
en forma de olimpo y amazona
no es una chapa, no se menosprecia
es la señal que de luz
nos inunda la mirada que se eleva
en estima férrea de Yunque.
Es un GUANÍN,
disco dorado,
en el pecho de Mónica
y su isla nación Borikén
que por siempre su gesta, celebra.
Porque no hay peor perdedor
que aquel que se ha perdido a sí mismo
que aquel que no distingue el oro
cuando brilla alto
el alma de la patria.

#PicaPower


Fiestas de la Sanse en Puerto Rico

Estas fiestas son el cierre de las fiestas navideñas en Puerto Rico. La diferencia es que en esta ocasión (2016) los recursos se optimizaron para hacerlas accesibles a más personas.

Fiestas de la Sanse

Puerto Rico es una joya cuando cae en las manos de buenos puertorriqueños que nos entienden y trabajan para el beneficio de los que aquí vivimos. La Sanse fue un éxito rotundo. Aquello parecía Disney, pero para el pueblo y con costo mínimo de transporte. El tren urbano repleto y planificado el ingreso de los vagones para que fueran llenos, pero no sobrecargados. Los choferes de las guaguas estaban muy bien informados. El horario, perfecto. Pero lo más impresionante fueron las filas kilométricas más agiles y divertidas que en Disney. Perdónenme el orgullo, pero qué manera de cerrar las fiestas navideñas.

Una vez en el casco, unos subían y otros bajaban como siempre y con sus momentos apretados. Había comparsas, pleneros, cabezudos, artesanías (dulce de coco con café); y, las atracciones musicales en las plazas con artistas para cada gusto. Y allí se pensó en todos: electrónica, reguetón, bachata, merengue, música típica, salsa y otros menjurjes.

Para quienes no fueron se perdieron de un show multicultural antillano sin precedentes. Y, para no seguir alardeando, allí se llevó una sobredosis de alegría y el que más o el que menos se encontró con gente que no veía hacía mucho tiempo. En fin, que la gente se divertía aun en la tristeza de su desempleo, de su familiar ido, de su soledad, que hasta los guardias le deseaban a uno felicidades.

Porque al menos en la Sanse, se nos ve la costura de gente bonita, somos mejores y amamos nuestra joya de tierra más que nada.

¡Gracias a los organizadores por un evento de cinco estrellas para cientos de miles de personas!  Ojalá y todo funcione así de bien en todos los sectores de servicios en Puerto Rico. Aquí tienen un ejemplo.