Archivo de la categoría: Uncategorized

Feliz Año 2020

Te deseo Amor del bueno

Prosperidad con humildad

Sustento con misericordia y

Salud con bendiciones.


La vida es una rueda

Sencillo. Pobre de quienes piensen que la vida solo es placer. Placer corporal. Placer de mandar. Placer de manipular a otros. De ir y venir a su antojo sin dar nunca la mano al amigo, al hermano.

La vida es una rueda y en algunos momentos estaremos abajo y en otros arriba hasta que la goma explote. Sí, porque nada dura para siempre, ni tan siquiera el aire que la llena.


Desolado

El ojo del buitre, por Vanessa Arandt (Acuarela, 2013)

DESOLADO

i.

…el mar padre de los mares se ha escurrido,

el cauce dulce es hondura infinita e inasible.

De billones de orillas, ahora precipicios,

salen osamentas

de versos ahogados

en las fauces de un payaso desquiciado.

Observa el cadáver de las aves:

no hay alimento en el cielo

ya, las aguas, todas,

me he tragado.

ii.

…un desierto es solo otro comienzo

un reverso al inverso

en otro mundo impensado

un aprecio de mentiras

que ríen como el labio pequeño de las lunas,

desprecio de un silente

trastocado imaginable,

el espejo que se ha roto a mitad para curarse

los pulidos poros

resecados.

iii.

…las grietas, testigos del desagüe,

advierten los peligros del regreso.

La ausencia de gravedad es fuerza

necesaria para hallar el genoma,

el lugar de la conciencia del anverso.

La danza ha comenzado sin compás.

Se abre el telón nuevo, espacio yermo

listo para la negrura vital

del hueco

donde morirse de penas o de lujurias,

de cantos de noches en vela,

de palabras donde espiren las palabras

no es virtual.

iv.

Pasan, nos frotan las cabezas.

Descansan, los vientos alisios del Sahara

al colorido calor de Judá en mi pecho.

La nube

es sustrato,

vaho de letras mixtas:

érase una vez que será,

oasis de arena en un desolado,

los versos del simún

en la oreja de los dioses

sin párpados.

v.

“Ya no vuelvas…”, los fantasmas me han pedido.

Con ellos se tropiezan

las memorias de moléculas

de hidrógeno y de oxígeno,

las de piedras escalonadas de estrofas y odas,

las del primer verso

libre

temerario,

las de las trampas de nieve y de rocíos;

tropiezan

contigo,

tropiezan conmigo;

y, se ausenta

la lágrima.


M. Galaxis In Memoriam

Era el vino fino de mis uvas cantoras. Más armonía, ruta de sueños y pasión naciente se habían instalado en las miradas como el diseño ideal de estrellas gemelas que danzan. Entonces, un viejo fauno celoso conspiró con una gorgona metiche y la arrojaron, a la hacedora de planos universales, a un vórtice del que nunca podría salir para encontrarme. Y allí quedó varada, lejos, como castigo por amarme. A mí, me dieron la poción del olvido eterno. Y, para que nunca me acercara a ella, me inundaron de nubes de plomo; pero ella volvió húmeda de lluvia suave en sus ojos, en este sueño de mayo, a 38 años luz después de su partida, solo para mostrarme la galaxia que lleva mi nombre.

Elle était le bon vin de mes raisins chantants. Plus d’harmonie, de route de rêves et de passion naissante avaient été installés dans les yeux comme la conception idéale des étoiles jumelles dansantes. Puis, une vieux faun jaloux conspira avec une métiche gorgone et la jeta, au fabricant de plans universels, dans un vortex d’où elle ne pourrait jamais partir pour me retrouver. Et là, elle était coincée, très loin, en punition de m’aimer. Ils m’ont donné la potion de l’oubli éternel. Et, pour ne jamais m’approcher d’elle, j’ai été inondée de nuages ​​de plomb; mais elle revint mouillée avec une pluie légère dans ses yeux, dans ce rêve de mai, 30 années-lumière après son départ, Et, pour ne jamais m’approcher d’elle, j’ai été inondée de nuages ​​de plomb; mais elle revint mouillée avec une pluie légère dans ses yeux, dans ce rêve de mai, 38 années-lumière après son départ, juste pour me montrer la galaxie qui porte mon nom.

She was the fine wine of my singing grapes. More harmony, route of dreams and nascent passion had been installed in the eyes as the ideal design of dancing twin stars. Then, a jealous old faun conspired with a metiche gorgon and threw her, the maker of universal planes, to a vortex from which she could never leave to find me. And there she was stranded, far away, as punishment for loving me. They gave me the potion of eternal oblivion. And, so that I would never approach her, I was flooded with lead clouds; but she returned wet with soft rain in her eyes, in this May dream, 38 light years after her departure, only to show me the galaxy that bears my name.


El Joker y Joaquín Phoenix

Paralelo  a los méritos que esta película Joker, y su protagonista puedan tener y que son muchos, ha habido recientemente múltiples ataques contra la misma por considerarla diabólica, o muy violenta, pero en realidad la película es un baldazo de agua fría. Te conmociona. Tiene escenas crudas, pero más violenta es John Wick que estuvo mucho tiempo en cartelera y los sectores fundamentlistas no la criticaron. Y es que cada vez que una película aglutina tanto, por lo maravillosamente profunda que es , que obliga a que pensemos acerca de la actualidad, sectores fundamentalistas lanzan sus opiniones y mandatos para sabotear la misma.

Los ejemplos de películas de este tipo son múltiples: Ágora de Alejandro Almenábar, que de hecho estuvo en Netflix y la sacaron muy rápidamente por ser una película histórica en la que los primeros cristianos matan a una filósofa que fiel a la mentalidad matemática y científica que poseía no se convertiría al cristianismo, algo obligatorio en la Alejandría de ese siglo IV. The Golden Compass, de Chris Weitz, trata de un mundo paralelo en donde el genio de las personas toma forma de animales y se trata de intervenir con los niños para quitárselos y con esto, desproveerlos de su creatividad y de desarrollar su propio pensamiento crítico. Y, claro está, una de las que mayores críticas tuvo fue Avatar, de James Cameron, pues al sector fundamentlista religioso se le unió la milicia estadounidense para repudiar la película acusándola de antipatriótica.

El Joker parece aterrar precisamente a estos grupos, pero por razones diferentes. ¿Cuál es el mensaje de esta película y por qué los que la atacan ofrecen tan pobres razonamientos? Estos dicen que es cosa del diablo, que no es lo suficientemente buena, que no la voy a ver porque no me gusta el mensaje del criminal porque matar es siempre algo malo, que van a venir los copycats y los criminales tendrán más ideas, que desatará una ola de violencia, etc… Ante esta sarta de disparates, no tuve más que reaccionar y recordar un cuento de Vicente Palés Matos, hermano de Luis Palés Matos, La aventura de Fray Gonzalo de Betanzos (Viento y espuma-1945) en el que el diablo se le aprece al fraile para hacerlo dudar de su fe en la perfección de la creación divina. Sin embargo, y por como se desarrolla el cuento, resulta que quien decía la verdad no era el fraile, sino el diablo. El cuento no es otra cosa más que la representación del choque cultural europeo contra el indio. La arrogancia del fray en no querer aceptar la realidad del nuevo territorio le traería consecuencias nefastas. Este maravilloso cuento nos presenta la figura del demonio como aquello que se rechaza o se teme por no querer conocerlo mejor. En el caso que nos ocupa, el personaje que interpreta magistralmente, Joaquín Phoenix, trae un mensaje necesario para todos y es el cuidado de los pacientes mentales que la misma urbe o sociedad producen. La crítica más pertinente no puede ser. El plan de salud de Obama se está desbaratando y el estado no quiere hacerse responsable de los criminales que por su indiferencia, producen. No desean que las personas vean lo importante que son muchas cosas: el cuidado del paciente mental, la morbosidad de los medios de comunicación que por tener pauta hacen lo que sea (bullying social), y el control al acceso de armas de fuego. En otras palabras esto es mucho con demasiado para los detractores del Joker. La urbe aleja al ser humano de su ambiente natural, aunque la riqueza puede sembrar acres de excremento de cerdos en granjas de Carolina del Norte. Para colmo, el personaje de Arthur (Joker) va a servicios mentales y una psicóloga o trabajadora social siempre le hace exactamente la misma pregunta: ¿Cómo te hace sentir esta situación? Esto como si no hubiera un recuento o la persona no leyera o no se interesara verdaderamente en lo que está ocurriendo con el paciente que ya no se medicaría porque les han quitado los fondos para sus medicinas… La película, por tanto, también presenta la lucha de clases en ese mundo paralelo que no está lejos de la realidad social y de la aparición de criminales con enfermedades mentales tan comunes como las masacres en las escuelas y universidades. La película nos hace temer al futuro cercano. También hay una crítica a la mentira de los políticos que quieren poder y dicen: “Prometo resolver el problema”, pero el problema dista en sus planes de una solución cercana o justa. Es una lástima que estos sectores fundamentalistas hagan como en el pasado hizo la inquisición, e intenten destruir aquellas cosas qué jamás entiendieron. Esperemos que en este caso ni la reputación ni el buen nombre de uno de los mejores actores de Hollywood, Joaquín Phoenix, se vean afectados negativamente. Mientras, con todo respeto a la diversidad de opiniones, la gente que quiera seguir repitiendo lo que escucha y no quiera sentirse mal yendo al cine, que no vaya a ver la película.

Estamos viviendo en un mundo muy parecido a Ciudad Gótica, y el Joker representa la locura en la que se nos va a dirigiendo si no se toman acciones proactivas para impedirlo. Si algo hay que “demonizar” es la falta de misión-visión social que lleva al desarrollo de sociópatas, mientras los poderosos meten sus cabezas como el avestruz, bajo la tierra, construyen cárceles y sanatorios mentales, y culpan al diablo de todos los males que su indiferencia crea. Bravo por DC y que sus personajes sigan dando de qué hablar.


El verbo y la mirada de Greta Thunberg

Greta Thundberg

Demasiados adultos, algunos por ignorancia, otros por coincidir con los intereses anti conservacionistas del planeta o por sus intereses monetarios, dicho sin espavientos, atacan a esta joven sueca a la que le han tildado de tantas cosas innombrables como que le hace falta “cariño” y que ahora es la voz del odio. ¡Uyyy, qué miedo!

Estas personas, a sabiendas o no, qué aportan a las soluciones de los problemas reales que tiene el planeta. Sí, porque este planeta tiene problemas reales y más que reales, urgentes; y, su voz de niña enfadada con sus padres, entiéndase el poder político y económico que nos está llevando a la pérdida del ciclo de vida global del que somos parte, hace algo extraordinario. Ella no es una Kardashian, ni una Merkel, ni tan siquiera una princesa de Disney, no. Ella es una niña con una misión: salvar el futuro de los recursos del planeta, llamando la atención de todos los países envueltos en la debacle, pidiendo que sembrémos árboles, que no usemos plástico, que reciclemos al máximo. Ella lo que pide es respeto a su futuro. Vida, desde la sinceridad de sus expresiones aspergianas. Pero su contundencia, la expresión de su mirada, provoca temor en algunos, en otros, miedo y cuando algo no se entiende o no se quiere entender, se le demoniza. Entonces, les nace el odio irracional a estas personas.

Sin embargo, ella lo que dice con sus ojitos y boquita de niña de 16 años es que el cuco viene a comernos los dulces, que el lobo viene a tragarse nuestro alimento, y que el chupacabras nos va a robar el aliento, que respirar será difícil. Ella nos alerta de la cercanía de los efectos del calentamiento global. Del incremento en el número de especies que mueren cada día por nuestra indiferencia. Y nosotros, los muy humanos, nos creemos que eso no nos tocará. Los adultos pensamos que el 2050 está muy lejos, pero la vida de los jóvenes, ¿acaso no nos debe importar? ¿Qué es lo que pensamos realmente detrás de nuestras palabras?

Un día en el futuro se hablará de Greta como la iniciadora de los jóvenes que lucharon por salvar el planeta o, tal vez, nada se diga porque no haya quien escuche de su gesta vikinga.

A Greta, que siga hablando, educando, exigiendo cambios necesarios para que su futuro y el de las generaciones por venir sea uno con nieve en las montañas, con playas hermosas, con mares limpios y llenos de biodiversidad, con frutos sanos en la mesa, con aire saludable, con adultos orgullosos de su gesta.

Te admiro Greta Thundberg, porque a tus coetáneos los estás despertando tremendamente. Bravo, porque los adultos que hemos intentado y que nos habíamos dormido por creer que no valdría la pena seguir, a nosotros también la fiereza de tus expresiones nos ha jamaqueado como un terremoto moral y espiritual. Solo espero que lo puedan lograr, que tu vejez, así como la de los otros, sea buena.

Mucha vida, Greta, mucha vida y bendiciones.

Y a los adultos enojados y a los que te atacan: edúquense y contribuyamos a un plan para que se elimine el uso de envases no reusables de plástico como vasos, platos y cubiertos desechables, para que el agua que tomamos salga de filtros caseros o del trabajo y la carguemos en termos de acero inoxidable. Debemos encontrar las maneras antiguas, las de antes de tanta tecnología, para lavar todo lo que ensuciamos.

Ya hay islitas de plástico más cerca de lo que imaginamos. Es deber de todos encontrar las soluciones para evitar la catástrofe de un apocalipsis ecológico, por lo tanto, económico.

Naciones del mundo, multinacionales escúchenla y hagan su trabajo para desfacer sus monstruosos entuertos.


Identidad lejana

Yo lo veía fajao, en la cafetería, contestando el largo examen que la misi de la clase de español nos había dado para llevar. La educación debería ser como en Finlandia sin notas. Me pregunto si contarán la asistencia para aprobar las materias… Me propuse seducir al nerdo. Le haría un show de niña sufrida, pero sexy. Mi plan se iba concretando. Me gané la oportunidad de que me prestara su pen drive. Copié sus respuestas y para que el buscador de plagio no me arrojara a mí como la que se copió el 100 porciento del examen, dañé el dispositivo, colocándolo por breves minutos en la estufa.

Dudé. Yo había visto esto antes. No recordaba la identidad de su autor. Decidí parar de corregir y salí en busca de un café y allí estaba mi estudiante fajón, desesperado porque no podía subir sus respuestas. Por alguna razón, su trabajo no se pegaba por completo y se corrompía. Me miró desconcertado. Me senté a su lado hasta que, parte por parte, logramos subirlo todo.

¡Oye, Fulana, gracias! Muchas gracias. La vida es maravillosa y yo te traje un regalito. Ábrelo.

Ella lo abrazaba con asco. Él se despegaba negando su beso maloliente. Adentro del empaque encontró una caja de cerillos y el pen drive inservible. Cuando levantó los ojos, vio que él se despedía mientras murmuraba algo que había oído muchas, pero que muchas veces en su vida.

(microcuento)