Archivo de la categoría: Poemas

Agua de lluvias

Homenaje en el Mausoleo de Julia en Carolina, Puerto Rico 17 de febrero de 2010Finjo ser esa otra

de quien escribo,

otra es quien finge

ser yo

pensadas transubstancias

equilibrio de la mirada

y su negación en los velos

de la concavidad acuosa

el filtro seduce la palabra necesaria

luego se deshace de ella

allá lejos del dolor.

Siempre escribo para ganar,

pero no el premio

sino mi liberación, soberano estado

energía de los puentes

que me nacen hacia mi infinitud

allí en mi particular lluvia

penetra la inocencia y la perversidad

configuraciones tornasoladas:

bóveda de palabras fortuitas

juego de pesca, caña sin ley de gravedad

la cesta de un arcoíris… escribo.

 

 


Proyectos y deseos para el 2019

iris así también molesta

Bajar de peso,

pero del peso de la falta de descanso, de los seres tóxicos y de las ansiedades.

Añadir amigos, de los buenos que vibren bonito

y no les moleste mi poco tiempo para el ancho mundo.

Publicar un par de libros de poesía,

de la que sale las entrañas hacia la mirada

(Velos de la memoria)

o de las entrañas de la mirada hacial el paladar

(Tacitas de café).

Tiempo.

Alegrías.

Un viaje a ver la luz de mi ojo ambarino.

Ser feliz, dejando atrás lo triste, lo rutinario, las cajas y encajonamientos,

los no se puede, los no me atrevo, los no salgo…

Atrás, dejo el punto

de la tristeza, y avanzo.

 

 

Foto por Luisito Rodríguez-Madreaglaé Concepto Musical©2018


Virginidad

Duele la paz perdida
de los hombrecitos que juegan a la guerra
o al gigantesco monopolio neoliberal
y la de las mujercitas que los apoyan
orgullosas de sus héroes ausentes
o inundadas de placer carnal
Y me duele más la indiferencia, el fanatismo.

Acaben ya de encontrar la piedra filosofal
entre otras necesidades

o lo que sea que los haga cantar en vez de gritar.

Los miro, injustos
lobos humanoides procurando el momento del ataque,

del saqueo, del genocidio feroz

…de Tánatos es la era…

Luego, cambio mi mirada y veo en mi bebé-mamá

la hermosa inocencia

que olvidamos no sé donde

la victoria de sus juegos que cambiamos por atrocidades

y mundos inconexos.

Y quisiera que todos fuéramos como ella.

Mami 2

 


Manos

                                                        A Hussein Habasch

Como niños que juegan

y avisan su paso

con el timbre de la bicicleta,

las puntas de mis dedos dibujan

todas tus manos: grandes y pequeñas.

Manos que cobijan al pastor

en la montaña

que dividen el eco de las bombas

en las calles silentes

que acunan el llanto de los vivos

y que sangran.

Manos amorosas de familia

que protege a sus hijos.

Manos de estudiante, militante

fuerza del futuro.

Manos que resisten al envidioso turco.

 

Afrin cabe hoy en las mías

como un cántaro de cielos,

que es poder de hierro

señal de una palabra necesaria

para que los vivos regresen

y descansen los muertos

y la patria se levante.

 

Afrin cabe en mis manos

que tocan las tuyas

en solidaridad

como una oración de lluvia

para revivir la flor del rostro

de mi hermano kurdo.

29133608_1582366495152113_6642870743849762816_o


Arma futurmística de uso recreativo

Las armas que me gustan
son las que aún
no se han inventado
aquellas que de tan inteligentes
sirvan de motivo de alarde
al comprador
porque a nadie niego su derecho
a morirse como quiera hacerlo
de un balazo o de dos
son las que aún no se construyen
las que esperan en las mentes ágiles
de los videojuegos violentos
a los insensibles,
a los bravos de verdad
ahí, dentro del paquete, con una nota que diga
es el feliz dueño de una pieza de alta tecnología
y contundente disparo atada únicamente a su ADN
manéjela solo cerca de usted mismo
en caso de autodefensa narcisista,
o para matar zombis digitales
y, también a su reflejo,
a su sombra, a su sudor,
y a su humanidad,
pero solo a la suya.

Las armas que me gustan
aún no se han inventado.

Presentation1

 


Hija del mar

Victoria                               

                          Para Victoria Teresa

Como de un sueño entre la espuma

vino, una niña, a nacer

con cabellos de algas nocturnas

ojos de planeta en movimiento

rocío de arenas claras, su piel.

Por el azul de verano cielo

ella bosteza, traga peces y corales,

caracolas y delfines

saltando las redes de los barcos

para ser la victoriosa hija del mar.

Poemas de archipiélago

la besan,  musas de nubes

la visten, nanas de sirenas playeras

la mecen

y el horizonte marino vela con celo,

desde la bruma,

un puerto de sueños por andar.

 

 

 


Selene

Luna

El  lunático

se pasea como lirio entre margaritas

saluda como el reflejo de una ruina

de espinas fragantes.

Bajo la sombra más oscura

pegada de las altas ramas

y solo entre instantes

la convulsión de las ideas lo hunde en el espejo negro

la conversión de los dedos

levanta la resurrección de la palabra.

El viento intocable

rescata la música de una textura imaginada

velo en pentagrama de pieles

trenzado entre sus piernas

tiempo del sueño del ojo

mira con su aliento

libre entre sus brazos

hasta la cera derretida

en caída libre hacia el vacío.