Archivo mensual: julio 2019

Carta abierta a la Legislatura

Hoy 25 de julio de 2019, el día de nuestra Constitución, cada miembro que ostenta el poder en la Legislatura: Thomas Rivera Schatz y Johnny Méndez estarán pensando en muchas cosas; sobre todo, en sus carreras políticas tras la renuncia de Ricardo Roselló. Les recuerdo a ambos que están viviendo en una coyuntura única en la historia del país y que deberán ponerse a la altura de la misma comenzando con supender los empleados fantasmas si es que los tuvieran, así como cualquier otro comportamiento similar, porque ustedes deberán cumplir con su destino, el de ayudar a mejorar las leyes que impedirán los desvíos de favores políticos con el dinero del pueblo.

Primero, si ya hay una oficina de consultores o de ayudantes en el Capitolio pagada para servirles, comiencen por usarla y no contraten especialistas adicionales para hacer su trabajo. La corrupción comienza cuando aceptas un trabajo para el cual no estás preparado y tienes que pagarle a otro para que te ayude. El pueblo está cansado, pero si tiene que levantarse de nuevo, lo hará. Nuestro dinero no se malgasta…

Segundo, deben de legislar para que nadie en el poder de ningún puesto, otorgue contratos a compañías trililí (entiéndase compañías con poco tiempo de existencia, fraudulentas, y ustedes saben a lo que me refiero). Legislen para criminalizar aún más el nepotismo y también a la compañía falsa así como al funcionario público que entre en negociaciones de este tipo o similares.

Tercero, dejen de usar el nombre de Dios en vano y de visitar las iglesias para retratarse y publicarlo en los medios o para que los feligreses los vean y voten por ustedes, porque desdicen con los hechos lo que afirman con las palabras. No ofendan al contrincante y practiquen un poco la humildad en privado. Si van a la iglesia que sea, pues que se les note. No que nos lo digan… para esto no hay que legislar.

Manos a la obra para evitar el nepotismo y la corrupción.

Puerto Rico, nuestro pueblo, limpiará su casa todas las veces que sea necesario.

En ustedes queda el hacer lo propio, lo correcto, y lo honesto en cuanto a cómo evitar estos desastres para siempre. Y recuerden que no hacen falta KOIs para salvaguardar su imagen, porque la mejor tarjeta de presentación es su trabajo por y para el pueblo que los eligió. Retomen el camino del buen servicio público si es que alguno lo había perdido contratando fantasmas entre otros pecadillos, pero si ya se han enfermado de poder, cambien de profesión.


¿Hacia una democracia participativa?

Los acontecimientos de estos días, nos han llevado a despotricar contra la corrupción gubernamental de maneras originales, creativas y sobre todo uniéndonos por encima de los vetustos y coge bobos partidos políticos, “boys clubs” del degenerado patriarcado. La UNIDAD del pueblo es indiscutible. El momento histórico exige nuevas realidades, y para lograrlas deberemos permanecer igualmente unidos. Nos necesitamos todos. Los de aquí y los que se han ido estamos en nuestro derecho moral de ayudar a la reconstrucción de Puerto Rico más allá de colores y fórmulas de estatus. Es que ya sabemos lo que no queremos, y no queremos que nos engañe nadie prometiendo cero tolerancia contra la corrupción y transparencia con los dientes de atrás o convenciéndonos de que será la estadidad o la independencia lo que salve al país. Adiós, partidos políticos; ya no nos funcionan.

El pueblo se hartó, el pueblo habló y el pueblo será el creador de una nueva democracia participativa de la que hablaba Rogelio Figueroa hace unos 10 o más años atrás. Este estilo de gobernanza tomaría al ciudadano y a los grupos de interés a ser partícipes responsables de las decisiones que se tomen para mejorar determinados aspectos de la política del país.

Formé parte de ese primer intento de indignación coordinada a través de la estructura de un movimiento, más que de un partido, y no hago más que pensar en cómo se habían comenzado a esbozar las maneras del posible gobierno en democracia participativa. Hoy, no solo vemos candidaturas independientes no partidistas, sino los grupos marginados fortalecidos a través de organizaciones de base comunitaria cada día más y más fuertes y compuestos por personas brillantes y muy capaces.

Recordemos que el modelo esbozado para entonces requería que se legislara para evitar crear políticos de carrera y que el ciudadano común educado estuviera a cargo del desarrollo y seguimiento de un plan de país que erradicaría la desigualdad, que incluía la revitalización de la agricultura para producir nuestra propia comida, el cambio hacia la energía renovable para abaratar todo costo de producción, y en los procesos gubernamentales un sitema de mérito y prestigio para que una compañía recién creada no ganara sobre otra que tuviera la experiencia, que cada candidato político no estuviera en su cargo más de cuatro años (con un sueldo bajo para que lo mueva el amor por Puerto Rico y no por su bolsillo) y con la capacidad de removerlo en caso de ser necesario antes del cumplimiento de su término, entre otras ideas más concretas esbozadas en múltiples reuniones.

Creo que como ejercicio de introspección debemos mirar hacia la plataforma de gobierno del Coquí que he colocado al inicio de este artículo, pues cualquier individuo o persona que gane o sea colocado en Fortaleza, tendría en esas ideas, para lograr una democracia participativa, y en Rogelio Figueroa grandes activos para Puerto Rico. Después de todo, verán que son ideas de avanzada que nos pueden servir como un punto de partida para proyectarnos hacia un futuro de justicia, equidad y verdadera prosperidad socioeconómica.

¿Cómo podremos levantarnos y ser atractivos, sino somos capaces de de ser buenos administradores de nuestro país? Somos buenos en todo lo que nos proponemos. Tenemos los recursos humanos, la inteligencia, la energía vital, y las ganas. ¡Pa’ lante Puerto Rico!


20 Requisitos de liderazgo personal y un recuerdo amoroso para bien gobernar a Puerto Rico

Una vez alguien me dijo: “Cuando más triste te sientas, trae a tu mente el recuerdo más hermoso que hayas tenido de tu niñez”. Así, recodando a don Pablo Santiago Plaza, mi abuelo, he podido sobrevivir estos días de furia individual y colectiva. Me recostaba en mi sofá a mirar las nubes como si él estuviera a mi lado. “Ay, Abuelito, si pudieras ver lo que está pasando… Puerto Rico ya no se deja engañar con cuentos de camino”. Y algo hermoso me sucedió. Recordé su modo de respirar, sus finas pestañas, su rostro sudado en un día de verano y el color marrón claro de sus ojos a pesar de más de 25 años de haberlo perdido. Recordaba su buen humor, lo honesto y estricto que era. Para mí, un hombre noble, perfecto. Y su recuerdo, me llevó a repensar al próximo gobernador o a la próxima gobernadora del país. Aquí les presento mi lista:

  1. Que tenga una gran intuición para no dejar que los buscones se le acerquen.
  2. Que haya tenido experiencia de ayuda a la clase desventajada.
  3. Que tenga estabilidad social y mental: una excelente inteligencia emocional es imprescindible.
  4. Mientras menos nexos con la política, mejor.
  5. Que no sea mentiroso o mentirosa.
  6. Que no tenga contratos con el gobierno, ni él ni los suyos.
  7. Que no emplee o contrate a su familia, conocidos o amigos.
  8. Que no pertenezca a ningún partido, ni se deba a nadie en favores.
  9. Que no le tome dinero prestado para su campaña política ni al rey de España.
  10. Que tenga estudios universitarios y que haya aprobado la clase de Historia de Puerto Rico con A o B.
  11. Que no sea fanático o fanática, excepto de gobernar con verdad para el mejor beneficio de Puerto Rico.
  12. Que sea verdaderamente empática o empático con las emergencias del país, principalmente, las económicas.
  13. Que sea una persona digna, íntegra, noble, admirable y fuerte de carácter.
  14. Que sea capaz de aglutinar y no de dividirnos como pueblo.
  15. Que no le tiemble la mano cuando tenga que despedir a alguien o cancelar contratos.
  16. Que se someta a la prueba del polígrafo y entregue su teléfono si el pueblo lo pidiera.
  17. Que conozca de rabo a cabo la Constitución.
  18. Que haga de nuestra tierra un ejemplo de superación con la ayuda de los mejores.
  19. Que no quiera la escolta cuando se retire.
  20. Que sienta verdadero amor, aprecio del bueno y orgullo inmenso por Puerto Rico.

Sé que hay candidatas o candidatos por ahí que podrán llenar estos requisitos “laborales”. En mi opinión, nadie del PNP, nadie del PPD, nadie del PIP, podría llevarnos por el buen camino porque tienen las manos repletas con grandes anillos de compromiso con sus donantes y así por el estilo otros candidatos independientes. Y por ahí, por ahí es que comienza la corrupción cuando tienen que pagar los favores políticos.

Si sabes quién eres, da un paso al frente. Te apoyaremos.


Meteorología taína

El cielo estaba repleto de nubes de distintas formas y colores.  Toda una nueva cepa de niños se agrupaba en el batey en espera de la cacica para escuchar las historias de los dioses, cercana su temporada de castigo a la isla; mientras, algunos naborias, les servían bocaditos de casabe a los niños. La variedad de nubes en el cielo era perfecta para la clase que les daría a los pequeños; entre los que se encontraban los inquietos Urayoán y Yolacaona.

Arrrggg, trummmm, traaaaas, yo soy Guataubá, el dios de las centellas y los truenos, decía Urayoán. Mientras, Yolacaona afirmaba ser la temible Juracán.

-Sálvese el que pueda de mis largos brazos furiosos, gritaba Yolacaona.

-Cállense, que ya viene la cacica con una cesta de arena y una vara de guayabo. No se muevan. Quédense quietos ya.

Los niños estaban confundidos, no solo porque no sabían para qué se usaría tanta arena, sino, para ser honestos, porque le temían a la vara del guayabo, instrumento disciplinario favorito que las bibis taínas usaban cuando sus hijos se portaban mal.

Resultado de imagen para guabancex es sinónimo de juracán

Al notar su reacción, les dijo: -No se alarmen la rama es para dibujar en la arena ciertas figuras. Hoy tengo una información muy importante que compartir con ustedes. Ya es hora de que comiencen a ayudar a sus padres. Estamos en el tiempo de esos vientos fuertes que traen mucho castigo. Ahora, fíjense en la arena que he tirado al suelo. Esta es la imagen de la diosa quien nos avisa de su cercanía enviando nubes de distintas hechuras y colores.

-Guataubá llega antes quemando con sus lanzas de fuego y su fuerte rugido… Arrrgggg, trummmm, traaas…, ¿verdad que sí?, dijo Urayoán.    -Y Cuatrisquie derrama el agua en la tierra y la inunda, agregó Yolacaona. 

La cacica daba su temida mirada de silencio a los pequeños mientras levantaba sus brazos diciendo:

-Todos los ojos al turey para conocer a algunas de estas nubes.  Los niños se acostaban en el suelo para observarlas mejor.

-¿Son todas iguales?, pregunta la cacica.  -No, responden los niños.

-Como ven, hay unas que parecen pencas de palmas del color de la noche y otras son como altas montañas blancas y grises, y otras como lanzas de guerreros. Juracán o Guabancex, como la llaman en Cuba, ha enviado a sus dioses hermanos a anunciar el camino y aunque hace mucho que no nos visita, este conocimiento debe de seguir en ustedes y pasarse a sus hijos y nietos. Los sacrificios no siempre agradarán a los dioses, pero mientras más cuidemos de la tierra y más le ofrendemos a ella, menos furia tendrá contra nosotros, menos veces nos inundará, menos veces nos destruirá. Sembremos con amor para cosechar los mejores frutos. Ahora, dense vuelta que les tenemos una sorpresa. La danza de los cielos comenzaba para contarles las historias de la malhumorada Señora de los vientos en su paso por Cuba, Haití, Borikén y Yamaye. 

Al terminar la breve ceremonia, la cacica los envió a sus bohíos para que sus padres les asignaran qué hacer: los centinelas ya habían preparado las cuevas. La Señora ya estaba muy cerca,  según la lectura de las nubes del turey.