El gato de Delhi (marzo 2014, India)

Image

Un día el gato Milkha llegó maullando a la casa.

Se acercó muy cuidadoso y me invitó a acariciarlo.

Amo a los gatos y me di cuenta que a este minino

le hacía mucha falta comer, pues estaba muy flaco.

Solo tenía su piel y sus huesos y un poco de miedo…

Pobre Milkha, mi gato, porque él me adoptó.

Le dije que en casa nunca había leche porque

nací alérgica a ella y como si supiera, maulló con coraje.

Le di de todo lo que había en la nevera, pero nada le gustaba;

hasta que se me ocurrió darle la yema de un huevo hervido;

y, eso sí comió. Ya, la próxima vez, habrá leche.

Al otro día, no volvió, sino después.

Esta vez llegaba más nervioso que nunca

porque había un gato garfieldesco  de gesto abusador

grande, gordo y muy glotón que abusaba de Milkha,

el ágil cazador, quien terminaba siempre sin su comida

porque  el garfieldesco glotón le quitaba su alimento.

Milkha, así como el corredor sikh que me inspiró su nombre,

tienen un lugar especial en mi corazón.

Acerca de Iris Miranda

Iris Miranda es poeta puertorriqueña de la Generación del 80. Obtiene su bachillerato en Humanidades en la Universidad de Puerto Rico y la maestría en Estudios Hispánicos en la Universidad de Puerto Rico. Es profesora en la Universidad Politécnica de Puerto Rico. Ver todas las entradas de Iris Miranda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: