Ercalú Notovsky

English version below

Ercalú Notovsky era un experto en planificación urbana computadorizada y tenía a su cargo, muy merecidamente, la encomienda de diseñar la destrucción de las antiguas zonas residenciales, ya obsoletas por el exceso poblacional, así como de la construcción de los nuevos complejos de vivienda horizontal y carreteras multipisos que prometían resolver un poco el desmesurado hacinamiento citadino.

Sus propuestas le habían ganado el respeto de sus congéneres, a pesar de lo maravillosamente extraño en él, pues, a decir verdad, la única luz bajo la cual podía estar era la de la computadora. Se dice que uno o más de sus genes sufrieron una mutación cronológica irreversible, por lo que parecía morir durante el día y vivir durante la noche. Nadie se había percatado de ello mientras usó pañales. Pero gracias a la tecnología, pudo resolver lo del desarrollo de su inteligencia y de la interacción social y sicológica con sesiones de ayuda profesional vía internet: trabajador social on line, redes sociales con interesados comunes, sicólogos, terapia multidisciplinaria a distancia, desarrollo del pensamiento crítico y lectoescritura, entre otras. A pesar de su fotofobia, era, curiosamente, un ser de piel luminiscente. No se alimentaba de sangre ni padecía de manía lupina. Tampoco se había mostrado renuente ante algo hasta que le sobrevino la desgracia.

Su jefe del Banco Mundial, le ordenó sustituirlo en la siembra de una semilla en ocasión de la inauguración del Primer Parque Liberal de Árboles Urbanos. Le habían comisionado dicha tarea tomando en consideración el sacrificio que sería, para él, el romper un día.

Con cierta palidez virtual y dificultad heroica, marchaba bajo el espectro del candente sol… La semilla… se decía, algo confundido y ya deshidratado. La había olvidado. Extrañamente, veía el sol incrementar su tamaño a la velocidad de un virus. Los mares, los lagos, los ríos y las fuentes se secaban ferozmente. La inusitada sequía global acababa con todo lo vivo…

Unigénito sobre la tierra y aún luminiscente, Ercalú Notovsky continuó divagando como en un sueño apocalíptico, tempestuoso y repleto de imágenes de agua, rayos y cúmulos desesperados, para luego expirar en la oscura y fantástica escasez de sí mismo.

English version:

Ercalú Notovsky was an expert in computerized urban planning and was responsible, very deservedly, for the task of designing the destruction of old residential areas, already obsolete by excess population, and also  for the construction of  new horizontal housing and multistory roads, which promised to solve a little the disproportionately crowded city dweller.

His proposals had earned him the respect of his peers, despite the wonderfully strangeness about him, as indeed, the only light in which he could be under was the computer light. It is said that one or more of his genes suffered an irreversible chronological mutation, so he seemed to die during the day and live during the night.

No one had noticed it while he was using diapers. But thanks to technology, he was able to resolve the development of his intelligence and social interaction with psychological sessions through professional help  via Internet: on-line social workers, social networks with common interests, psychologists, multidisciplinary therapy at distance, development of critical thinking and literacy, among others. Despite his photophobia, he was curiously a being of luminescent skin. He did not feed on blood, or suffered from lupine mania. Nor, had he been reluctant to anything until he fell into disgrace.

His chief from The World Bank ordered Ercalú to represent him in planting a seed at the inauguration of the first Liberal Urban Trees Park. He had been commissioned to the task, taking into consideration the sacrifice that it would be for him to stay akwake during the day.

With some virtual pallor and heroic difficulty, he marched under the hot sunspectrum … The seed … he said, somewhat confused and already dehydrated.   I had  forgotten it. Strangely, he saw the sun increasing its size with the speed of a virus. The seas, lakes, rivers and springs dried up fiercely. The unexpected global drought ended with all life … Begotten over the Earth and still luminescent, Ercalú Notovsky continued wandering like in an apocalyptic dream, stormy and filled with images of water, lightning and desperate cluster clouds, just to expire in the dark and fantastic scarcity of himself.

Acerca de Iris Miranda

Iris Miranda es poeta puertorriqueña de la Generación del 80. Obtiene su bachillerato en Humanidades en la Universidad de Puerto Rico y la maestría en Estudios Hispánicos en la Universidad de Puerto Rico. Es profesora en la Universidad Politécnica de Puerto Rico. Ver todas las entradas de Iris Miranda

4 responses to “Ercalú Notovsky

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: