La leyenda de la luna roja

Esa noche quiso acercarse por locura,

por pasión soñadora;

y diose un baño de estrellas rojizas,

la luna.

Un ángel, que por allí pasaba,

decidió seducirla con sus enormes alas;

y ella- toda bella, toda una, alejóse llena.

La tristeza cubrió de anhelos sus alas.

Se propuso perseguirla por el tiempo inexplicable

de las cosas.

Y una noche –otra, vio que ella se acercaba.

Entonces, diose un baño de estrellas rojizas

-el ángel, por locura, por pasión soñadora.

La luna, mirándolo a sus ojos entregose toda…

Éxtasis eran los besos infinitos,

sus mares se llenaban; y quemábanse, sus alas,

renaciendo por locura.

Cuentan ahora las voces del cielo

que si la luna se acerca engrandecida,

toda bella, enrojecida,

es porque, luna y ángel,

celebran juntos por el tiempo inexplicable de las cosas,

su pasión iluminada.

Acerca de Iris Miranda

Iris Miranda es poeta puertorriqueña de la Generación del 80. Obtiene su bachillerato en Humanidades en la Universidad de Puerto Rico y la maestría en Estudios Hispánicos en la Universidad de Puerto Rico. Es profesora en la Universidad Politécnica de Puerto Rico. Ver todas las entradas de Iris Miranda

One response to “La leyenda de la luna roja

  • Iris

    Este poema pertenece a mi primer libro de poemas, Noches de luna: embelesos y melismas (Orbis, 2007). Y fue un reto que nos lanzamos entre estudiantes de humanidades ante una espectacular luna roja que observamos camino al Viejo San Juan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: